lunes, 22 de marzo de 2010

2 Algunos poemas casi tristes 15

Pequeña Berceuse para los que lloran



y al llegar a la casa abrir la puerta

subir los escalones mirar alto

descubrió que los ojos le sangraban

quiso mirar pero era sangre inútil

sangre que olfatearan los mastines

que usara un pintor ciego para huir

que en la boca goteando boca abierta

fuera música siempre y soledad

alguien cerró un postigo con violencia

un frenazo sonó un perro ladraba

la sombra que su cuerpo recorría

pugnaba por amar cuerpos de estrellas

luces que a nadie importan fue tan tarde

que no llegar hubiera sido injusto

todos somos culpables de tu infancia

aquí te esperan el dolor y el miedo

tu sangre es bienvenida te esperamos

hay un jergón para tu boca amante

un canasto con flores desahuciadas

agua y vino el sabor de unas cerezas

el calor de un abrazo una canción

abre la puerta amigo entra en la casa



© Jesús Urceloy / 2010



Nota: Este poema, con la única variante de su puntuación ortográfica, fue publicado en octobre de 1997 en la revista Ariadna-rc.com, y estaba dedicado a Álvaro Muñoz Robledano.

2 comentarios:

  1. No se lee la mitad del poema. ¿Es así?

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Vaya dejadez de blog!!

    ResponderEliminar

 

Urceloy - Literatura, música y sombreros Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates